La edad de oro de las primeras máquinas de escribir

Traducción del artículo: Beautiful Typewriters From ‘The Good Old Days’

Caballos y carruajes, miriñaques, máquinas de vapor,…  sí, la vida alrededor de las evoluciones del siglo pasado fue una delicia de simplicidad y artesanía. Pero eso no significa que las cábalas de los artesanos e ingenieros de entonces no nos encauzaran hacia el buen camino del progreso.

Primeros modelos de maquinas de escribir

modelos de maquinas de escribir

Tomemos, por ejemplo, el mundo de la escritura y la genial idea de inventar unas máquinas que lo hicieran más fácil: las plumas que constantemente hay que secarles la tinta, que se derrama y que mancha, la letra a veces ilegible …transmitir mensajes – cualquier mensaje – a mano era un asunto que tenía su problemática en el mejor de los casos, y que generaba confusiones en el peor de los mismos.

Uno de los primeras mentes brillantes fue William Austin Burt, que en 1829, lo que denominó un ‘typewritor. El hecho de que la máquina de Burt fuera la primera es un asunto que despierta acalorados debates – ya que otra máquina de características similares había sido construido por Pellegrino Turri prácticamente al unísono.  Algunos incluso dicen que los laureles de “primero” debe de reposar en las sienes de Henry Mill, que creó algo parecido a una  máquina de escribir ya en 1714.

Todos estos dispositivos representan sólo unos pasos en el nacimiento de la criatura: disponer de más potencial para ayudar con una escritura clara, concisa y rápida. Hubo más personas después de estos pioneros, pero ninguno de ellos alcanzó  un éxito comercial real. Indagando en estos proyectos se puede ver por qué: en muchos de estos modelos muy temprano – denominados “index typewriters”  por cierto – la escritura se realizaba mediante un control deslizante que se desplazaba sobre el papel. Denominar a estos monstruos del principio de “lentos” es ser amable. Cambiar el regulador alfabético a una versión del disco ayudó un poco, pero no lo suficiente como para hacer que cualquiera de estas máquinas se hiciera popular.

Aquí podemos ver una “maquina de escribir lineal”. Una primera vista nos permite ver porque nunca llegarían a ser un gran éxito. Imaginemos lo que podía ser escribir con estas bestias.

Imagen sacada de Office Museum

El modelo de 1890 de la marca “·Victor”

Imagen procedente de Office Museum

La esfera de escritura…hecha a volar tu imaginación

En 1865 lo que muchos consideran como el verdadero antecesor con un aparato eficaz, y económicamente exitoso, fue la máquina de escribir desarrollada  por The Rasmus Malling-Hansen: La esfera de escritura. No sólo fue eficiente, sino extrañamente elegante, incluso hermosa: basta con ver esta media esfera de bronce cubierta con las teclas por encima de un cilindro que sujetaba el papel. Se hizo un trabajo muy fino, a diferencia de algunas de las máquinas que la precedían, más parecida a ver un elegante reloj de caballero que a un equipamiento de oficina:

Imagen obtenida de Auction Team Koln

La “esfera escribiente” de Malling Hansen: no fue solo una de las primeras máquinas que se comercializaron sino la más elegante de todas ellas (mas fotografías y cotizaciones en la direccion:
info

Imágenes gracias a Auction Team Koln y The Malling Hansen Society

La belleza de la esfera. Debía de ser difícil su utilización pero seguro que lucía mucho en los escritorios. Era casi una joya de la mecánica.

Imagen gentileza de Auction Team Koln

Una ilustración de la esfera escribiente de Malling Hansen: Precioso grabado de la máquina de Hans realizado por el artista ilustrador Hans Gerhard Blodorn. Puedes comprar uno en su web:  here

Imagen proveniente de Hans Gerhard Blodorn

Mas fotografias de la creación de Hansen en  The Typewriter Museum.

Imágenes provenientes de The Typewriter Museum

Esta claro que la Esfera de Hansen tenía algunos defectos bastante serios – como el hecho de que no era precisamente barata y, debido a la posición entre la esfera y el documento, la mecanógrafa realmente no podía ver lo que estaban escribiendo hasta que se termine de escribir el documento y éste era retirado de la máquina – pero eso no impidió que se vendiera mejor que muchos otros modelos anteriores. Una peculiaridad de la esfera fue que, a diferencia del teclado QWERTY que casi todas las máquinas de escribir incorporan ahora, las teclas de la esfera habían sido distribuidas para facilitar la escritura de la mecanógrafa.

La triste y extraña historia de QWERTY

Por cierto, en caso de que no conozcas la triste y extraña historia de QWERTY – que nos persigue hasta nuestros días – te puedo explicar que el alfabeto se puso originalmente en ese orden porque de lo contrario los mecanografistas más rápidos podían teclear más rápidos de lo que la propia máquina podía soportar obstruyéndose las piezas interiores. que la máquina podía manejar, por lo que se obstruye el llaves. Es decir, el sistema QWERTY fue creado para evitar que eso sucediera: para mantener la máquina operativa a costa de la eficiencia de la mecanógrafa.

Aquí hay un algo curioso para aquellos que ahora estais interesados en el elegante “esfera de escribir “de Malling-Hansen: una persona en particular estaba interesada en este nuevo invento, maravilloso – un célebre escritor que estaba teniendo dificultades por su pérdida de vista. Mientras Nietzsche obtenía y usaba su bola de escribir, apesadumbrado no la aceptaba . Debió de ser una imagen fascinante observar al autor de “Así habló Zaratustra” tecleando su obra maestra sobre la belleza mecánica de una de las creaciones de Hansen.

Modelos de todos los tamaños

Hansen no paro tras su primera creación. A través de los años fue evolucionando el modelo creando numerosas variaciones.

Una buena selección de los diversos modelos de Hansen puede ser visitada en The Malling-Hansen Society

Fotos de The Malling-Hansen Society

La Writing Ball en miniatura (más información y fotografías aqui):

Gentileza de Malling Hansen Society

Esta claro que la Esfera de Hansen tenía algunos defectos bastante serios – como el hecho de que no era precisamente barata y, debido a la posición entre la esfera y el documento, la mecanógrafa realmente no podía ver lo que estaban escribiendo hasta que se termine de escribir el documento y éste era retirado de la máquina – pero eso no impidió que se vendiera mejor que muchos otros modelos anteriores. Una peculiaridad de la esfera fue que, a diferencia del teclado QWERTY que casi todas las máquinas de escribir incorporan ahora, las teclas de la esfera habían sido distribuidas para facilitar la escritura de la mecanógrafa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: